"Juego de amor, trato de corazón"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Juego de amor, trato de corazón"

Mensaje por Tenshi Everdeen el Dom Oct 07, 2012 4:58 pm

Ficha:

*Resumen: Un juego de dos personas con propósitos diferentes: el primero para recuperar el amor no correspondido, el segundo para olvidar el amor que ha hecho daño. Pero siempre hay un perdedor y un ganador; ésta vez la perdedora fui yo.
*Género: Shot
*Categoría: Original
*Advertencia: Ninguna
*Tipo de Shot: OneShot

Este juego al fin y al cabo no nos llevó a nada, lo reconozco, la única que salió perdiendo fui yo. Nunca debí aceptar este trato, fue un error que ya no puedo borrar. Aún me lo pregunto, ¿por que acepté esto?

Tu necesitabas a una chica para darle celos a tu ex novia, yo algo con que entretenerme para olvidar la infidelidad de mi novio con mi amiga. Era un buen trato a mi parecer, pero el destino me preparó una mala jugada. Nos conocimos en momentos no muy agradables y al ser ambos dos completos extraños no había riesgo de involucrar sentimientos inexistentes. ¡Vaya! Ni siquiera éramos amigos.

Desde el inicio tú me dejaste en claro el por qué lo hacías; amabas como loco a aquella chica, tu amiga de la infancia y tu amor desde siempre. La persona que te conocía a la perfección y quien más apoyo te brindó cuando tu único hermano murió en el incendio del lugar donde trabajaba; por eso no aceptaste que terminara contigo con el pretexto de que lo suyo no funcionaba porque ella no sentía nada por ti. Quisiste demostrarle lo contrario dándole celos y para eso te serví yo.
Que ilusa fui al aceptar tu propuesta, propio de alguien que acababa de perder toda esperanza en el amor, ¿y cómo no la perdería? Si un día antes de conocerte encontré al chico que más amaba besando a mi mejor amiga en mi propia casa. Ambos, personas a quienes quería y apreciaba y lamentablemente en quienes tenía puesto toda mi confianza.
Algo se rompió dentro de mí al verlos de esa manera y aún más cuando al encararlos me confesaron que mantenían una relación a mis espaldas incluso antes de que él y yo nos hiciéramos novios. Me había dolido mucho su engaño; ¿por qué dejaron que me ilusionara con algo que desde el inicio no podía ser? ¿Tanta lástima me tenían que no pudieron decirme la verdad? Mejor dicho, ¿tan tonta y despistada fui que no vi lo que ocurría? Supongo que el amor que sentía era lo que me tenía vendada.
Y fueron en esos momentos de dolor en que pensaba que amar y ser amada no eran para mí en los que tú llegaste. Ya nada me importaba; creía que al ayudarte a ser feliz podría hacerme olvidar y no sé… empezar de nuevo.
El juego, por qué así lo veía yo, comenzó. Con las reglas claras y con el plan perfecto nuestro supuesto noviazgo dio inicio; lo único que yo tenía que hacer era fingir ante ella que te amaba y así, a base de muestras de cariño que no eran reales nuestra convivencia empezó a florecer. Al principio me limité a seguir tus indicaciones, abrazarte, acariciarte y besarte cuando me lo indicarás; obviamente siempre que ella estuviera presente.

Como no podía funcionar si no nos conocíamos en nada, propusiste hablar un poco más de nosotros mismos y conocernos para hacerlo aún más real, extrañamente coincidíamos en varios gustos e ideas; incluso compartíamos la afición por uno que otro deporte. Ni siquiera pensé que hubiera otra persona más, aparte de mí, que no viera películas de horror o que sea aficionado a la saga de libros del que era fan. Hasta me dijiste que la comida que preparaba era perfecta, cosa que mi ex nunca dijo porque jamás le importó lo que yo le hacía.

Supongo que en ese entonces ya nos habíamos convertido en amigos; yo te contaba mis cosas y tú las tuyas, por eso me enteré de tus razones para amarla a ella y hacer hasta lo imposible por recuperarla. Es cierto, te apreciaba como persona, tan gracioso y tan modesto cuando la ocasión lo ameritaba; haciéndome reír para no pensar en el pasado, llevándome de paseo para mirar paisajes hermosos que nunca antes había conocido. A cambio, abrí nuevamente mi corazón dañado para que me ayudaras con tu sola presencia a repararlo.

No sé en qué momento comencé a verte de otra forma, sabía que no era correcto. Tenía muy pendiente que lo que empezaba a sentir no podía ser posible pero era algo que no podía controlar, al parecer me había equivocado en que no volvería a amar porque sin quererlo me había vuelto loca por ti. Ya no quería tus besos pensando en otra, deseaba que me los dieras con igual amor que yo lo hacía; tal vez nunca te diste cuenta de eso, de que las muestras de cariño que te otorgaba no eran fingidas sino que venían desde el fondo de mi corazón que sanaste. ¿Por qué no te lo dije? No lo sé. Tal vez simple cobardía por el miedo a que una vez enterado dieras por terminado el trato.

Uno, dos, tres meses o más continuamos jugando con el amor; tratando siempre de que tu chica nos viera juntos en cualquier momento. Sabía que a ella no le gustaba mucho la idea de que salieras con otra; instinto de mujer supongo. Notaba que comenzaba a dar muestras de celos cuando hablaba conmigo como la mejor amiga de mi “novio”. Muy dentro de mí la odiaba por haberte despreciado y al mismo tiempo tener toda tu atención. ¿Pero qué podía hacer? sólo intentaba luchar sin que te dieras cuenta por tu corazón. Esperaba que te hartarás de esperarla y pudieras al fin olvidarla para que así, me pusieras un poco más de atención y te dieras cuenta de lo que sentía por ti, pero nada de eso pasó.

Al contrario de lo que pensaba tu plan funcionó.

Aún recuerdo la sonrisa que tenías cuando fuiste a verme a mi casa para contarme que ella había recapacitado, que nunca dejó de amarte aunque en un principio así lo creyó. Lo acepté sin más remedio; traté de alegrarme mucho por ti aunque estaba destrozada por dentro. Ojalá hubieses podido oír mi alma haciéndose añicos, sólo de esta forma no me hubieses pedido ser la madrina de tu boda. No creí que le contarías del plan que hicimos para que la reconquistaras, por eso no pensé que ella aceptaría que yo sea la encargada de que su unión nupcial fuera concreta. Aún sufriendo lo acepté y participé en tu unión.

Si me preguntas que porqué lo hice, si bien que pude denegar la oferta; la razón es simple:
Me demostraste que aún puedo amar, que mi camino de ilusión aún está abierto. Que cualquier dolor puede ser superado aunque el proceso sea lento. Que mi vida vale la pena para llenarla de felicidad que yo misma debo buscar. Soy joven, confío en que hay alguien por ahí esperándome para darme el cariño que necesito; tú no fuiste esa persona pero me hiciste ver que existe. Sólo me falta esperar para encontrarlo y esta vez te aseguro que escogeré bien.

**************************************************

—¡Ryana! Desde hace un buen rato que te estoy hablando, ¿en qué tanto piensas que no me haces caso? Vamos, levántate, tu eres la madrina de mi boda; hay que saludar a los invitados. ¿Me estás oyendo?
—Ya, entiendo, es que recordaba algunas cosas del pasado.
—¿Pasado? Espero que no sea nada relacionado con ese tipo.
—Nada de eso, solo que… algunos recuerdos de cuando nos conocimos vinieron a mi mente; eso es todo.
—¿En serio? Pues ya sabes que siempre te agradeceré por ayudarme con Leylan, sino hubiese sido por ese juego yo no estaría tan feliz ahora.
—Bren, no tienes nada que agradecerme; lo hice de corazón, además tú también me ayudaste mucho.
—Sólo me encargué de que olvidarás lo que te hicieron, no fue gran cosa.

“Aunque nunca lo sepas, me has ayudado demasiado como para agradecerte siempre”. Me levanto de la silla que hace unos pocos momentos ocupaba para tomar la mano de Bren y dejarme conducir por él. En parte este día se me hace triste pero como dije, mi corazón está abierto para conocer el verdadero amor.

—¡Bren!, amigo felicidades por este día, espero no haberme tardado demasiado, es que el tráfico a estas horas está muy pesado.
Un chico vestido con un elegante traje negro se detiene frente a nosotros, casi tiene la misma contextura de Bren, tanto así que podría hacerse pasar por ún hermano suyo.

—No pasa nada Frank, el caso es que viniste a darme tus mejores deseos. Por cierto te presento a mi mejor amiga y madrina Ryana Yurst.

El chico se voltea hacia mí y por un momento su brillante mirada llena de alegría me hace sonrojarme.

—¿Ryana? Hermoso nombre propio de una bella dama. Soy Frank Stanley, es un placer conocerte. Aquí mi amigo Bren me ha hablado mucho de ti; incluso me ha dicho que cocinas excelente, espero probar algún día algo hecho por ti.

Su voz suena madura y a la vez tierna, hasta me ha hecho tratar de encontrar mi propia voz para hablar.

—Pues… sería un honor para mí que la probarás.
—Bueno chicos, mi linda esposa me está esperando para hacer el brindis. Los dejo para que se conozcan más y no se olviden de brindar por esta felicidad.
—Claro que sí Bren, linda damisela ¿me permite?

Frank me ofrece su brazo y yo me suelto de Bren para corresponderle el gesto. El novio de aleja de nosotros para encontrarse con su esposa que lo espera junto a los otros padrinos. Mi nuevo acompañante y yo comenzamos a encaminarnos también.

—¿Así que no te gustan las películas de terror? Sinceramente aunque me veas muy valiente no lo soy, apenas he visto algunas y la razón por la cual casi no me gustan es porque…

Siempre, en este mundo; hay una persona correcta para el amor correcto.

Notas Finales: ¡¡¡Gracias por dedicarle un tiempo a la historia!!! Para mí ya es mucha ganancias que se hayan tomado la molestia de leer el relato y si tienen algún comentario ya sea bueno o malo con gusto lo aceptaré. Siempre es un placer estar en el foro así que ¡nos vemos!
avatar
Tenshi Everdeen

Mensajes : 18
Fecha de inscripción : 18/09/2012
Edad : 23
Localización : Mexico

Ver perfil de usuario https://www.fanfiction.net/u/3777092/Tenshi-Everdeen

Volver arriba Ir abajo

Re: "Juego de amor, trato de corazón"

Mensaje por Seymi el Lun Oct 08, 2012 4:40 pm

Después de una semana enferma, encontrarme con este hermoso relato es todo un alivio *-*
Ha sido precioso. Nada más empezamos la lectura podemos encontrar sentimientos y emociones que se van incrementando en número mientras más nos adentramos en la historia. Y ha habido incluso una enseñanza: si no es una persona, será otra, pero nunca se deja de amar.
Y con esto lo digo todo, te agradezco de corazón la buena lectura por la que me has hecho pasar *-* Me hace feliz saber que podemos seguir leyendote por el foro~

¡Un beso!
avatar
Seymi

Mensajes : 178
Fecha de inscripción : 10/07/2012
Edad : 21
Localización : España

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.