El Rey Bastardo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Rey Bastardo

Mensaje por MisterMostacho el Sáb Ene 26, 2013 6:03 pm

Prologo

Robert no estaba preparado para un invierno, él era un niño bastardo de las ciudades pobres que soñaba con ser rey, un sueño muy distante para una persona de su clase. Su madre le contaba que una vez hubo un rey llamado Lord Rodryk Barristan, el rey bastardo. Él sabía que solo eran cuentos para darle esperanza y él lo sabía, un bastardo solo servía para herrero, carpintero ó limpiador de zapatos, como mucho.

Habían pasado décadas de la muerte del antiguo rey y el nuevo daba mucho terror, decían que mandaba a asesinar a mujeres, niños, ancianos que tenían algún defecto, según dicen uno de sus hijos nació tullido y el con sus propias manos lo desmembró. No más pensarlo le ponía la piel de gallina.

— ¿Hijo, —Pregunto su madre— ya estás listo?

Iban al mercado del norte, donde para él se veían las cosas más magnificas del universo, dragones, unicornios, hombres tan blancos que parecían albinos, arañas del tamaño de un perro, vacas enormes como un elefante.

Esas cosas no le aterraban estaba acostumbrado, su difunto padre Hector Tul lo obligo a asesinar a una araña del tamaño de un gato decía que si lo hacía ya sería un hombre.

— Si madre —Dijo el niño recordando la cara de su padre.

Su madre lo hizo obligo a usar la ropa más limpia que tuviera, hasta la ropa interior que no le parecía tan importante, medias, zapatos, camisa. Todo.

El rey visitaría el mercado del norte en busca de guerreros leales, cosa que le parecía ridículo, en el mercado estaban los mercenarios, los ladrones, borrachos, nadie leal.

A lo lejos se veían los acompañantes, hombres a caballo con armaduras de oro, espadas de oro, hasta flechas de oro, para él era impresionante. Su madre le dijo que tuviera cuidado, si se alejaba los mercenarios podrían secuestrarlo, o peor, asesinarlo frente a todos.

Robert no paraba de ver las armaduras tan brillantes como el sol, intento tocas una pero su madre le lanzo una mirada amenazadora, al igual que el caballero que enseguida alzo a trote su caballo, eso lo desilusionó.

El pequeño diviso una camada de caballos que se acercaban directo hacia ellos, en un abrir y cerrar de ojos pasaron junto a ellos y empezaron a chocar las espadas, mercenarios contra caballeros del rey, era impresionante, pero sangriento a donde mirara habían hombres peleando con la espada desenvainada, su madre lo agarro, intento escabullirse hasta que lo logro, se levantó y se puso al lado de una pared de roca fría. Tenía 14 años, casi un hombre y soñaba con alzar una espada como esas.

Se acercó demasiado y en minutos ya estaba rodeado por hombres luchando, el sonido era estremecedor, su madre intento entrar pero enseguida la agarraron, vio como asesinaban a un mercenario y como caían hombres a montón. Un mercenario intento atacarlo pero salto a un lado y lo escabullo, agarro una espada y lo ataco, logro quitarse de encima 2 ataques, en el tercero abrió un espacio y atravesó al hombre.

En un instante todo acabo, lo veían como si fuera de otro planeta, unos hombres se le acercaron y entre ellos, el rey, pensaba que lo iban a asesinar, se despidió en silencio.

— ¿Estás bien chiquillo? — Dijo el hombre corpulento con barbas color rojizo cabello del mismo color, se veía en sus ojos su juventud que se iba lentamente — Levántate.
— Si mi señor — Dijo tímido, tenía miedo de que se le viera el miedo por los ojos.
— Sabes jugar con la espada ¿Quién te ha enseñado?
— Yo solo, y mi padre, jugábamos a las espadas.
— ¿Qué le sucedió a tu padre?
— Murió, mi señor — Respondió su madre.
— ¿Es tu madre? — Pregunto el hombre grande ante sus ojos.
— Sí, mi señor.
— Chico, ¿te gustaría ser un caballero?
— Es un niño bastardo, se burlaran de él — Dijo su madre apresurada.
— No importa, uno de mis caballeros más leales es bastardo, y el que se rió de el le corto la lengua.
— ¿Madre? — Dijo el chicho.
— ¿Estás seguro mi pequeño? —Dijo su madre, quería que dijera que no.
— Ya no soy un pequeño — Dijo airado.
— En nombre del rey declaro que este pequeño… ¿Cuál es tu nombre?
— Robert...
— El pequeño Robert formara parte de la caballeriza real. Ve a casa y prepárate, mañana partirás a mi castillo, al llegar pregunta por el rey Leonidas Stanis.

El niño no sabía que decir, estaba preparándose para irse, su madre estaba orgullosa pero a la vez tenía miedo por su pequeño, se despidió de su madre rápidamente para no llorar y ya estaba en camino al castillo a cumplir su sueño, soñó con estar rodeado de fieles caballeros en la guerra, lástima que su sueño estaba muy lejos de la realidad.

MisterMostacho

Mensajes : 7
Fecha de inscripción : 14/12/2012
Edad : 19
Localización : Venezuela

Ver perfil de usuario https://twitter.com/iMisterMostacho

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.